En estos últimos meses las aplicaciones de mensajería más grandes han creado clientes de escritorio, es decir, versiones de sus apps para que se pueda utilizar en un